Intercambio CHILE-ECUADOR, RESERVA DE LOS ILINIZAS

 

Segundo día de intercambio “Refugio de los Ilinizas” a 4700 metros de altitud.

En este día debemos salir de Quito con rumbo al pueblo de Machachi ubicado al sur de Quito. Esta salida estaba liderada por Sara y Andrea, quienes ya tenían coordinado todo el transporte necesario. Nos fuimos en bus a Machachi en donde nos esperaría una camioneta que nos llevaría a la Reserva de Los Ilinizas.

En la entrada de la Reserva nos registramos con los Guadaparques y luego la camioneta comenzó a ascender por un camino de tierra el cua llevaba a un estacionamiento ubicado a los 3900mts de altura. Desde este lugar comenzamos la caminata.

Este día nos presentaba un desafío mayor en altitud y dificultad, debido a la distancia, y principalmente, las nubes amenazantes que se asomaban a lo lejos. Esto hacía que modificáramos el plan inicial de hacer cumbre en el Iliniza, por llegar hasta el refugio Nuevos Horizontes, ubicado a 300 metros de la cumbre, y/o caminar, como máximo, hasta las 13:00 horas.

Empezamos a caminar por suaves lomas, las cuales nos hicieron ganar altura lentamente, el paisaje maravilloso, con hermosas vistas lo valles, la cumbre a lo lejos empezaba a presentarse cada vez más cubierta de nubes, a lo lejos se veía que el sendero subía abruptamente por un arenal, lo cual nos indicaba que la subida se pondría cada vez más exigente.

A medida que avanzábamos nos empezamos a abrigar, debido a las nubes que ahora ya no sólo se divisaban a lo lejos, sino que nos cubrían, que acompañadas de viento, hacían algo más frío nuestro acercamiento al refugio.

El tramo del arenal fue el más frío, con visibilidad de no más de algunos metros, ya que a esa altura, la niebla se había convertido en una densa cortina que nos rodeaba. Divisábamos la silueta de nuestro compañero adelante dándonos algo de seguridad en el caminar. Lentamente llegamos al refugio donde nos esperaba una gran sorpresa!! Chocolate caliente!!! Fuimos felices, era la combinación perfecta para el día.

Luego del merecido descanso y la culminación de nuestro hito planificado del día, el descenso fue mucho más tranquilo y menos frío. La niebla se abría abruptamente en un punto, dejándonos observar la montaña en su plenitud.

Luego el regreso, nos acodamos en vehículos de nuestros amigos del CAP quienes nos llevaron de regreso a Quito sin novedades y todos felices..

 

Mira las fotos de esta actividad

Visita el Álbum de fotos en flickr