Senderismo Abierto 2018, Salida Río Clarillo

Publicado en: Galeria de Trekking | 0

El día sábado 07 de abril se realizó la primera salida del proyecto senderismo abierto del club El Montañista. Asistieron 22 personas, entre socios y visitas, quienes pudieron disfrutar de parte del sendero Los Bueyes y el sendero Aliwen Mahuida.

Se dio comienzo a la actividad con  un calentamiento para emprender el camino hacia el sendero Los Bueyes.

 

A continuación, el relato de uno de los participantes de la salida.

 

“Llegué a la hora indicada a la estación Las Mercedes, sorprendiéndome gratamente la presencia de varios “montañistas” conversando animadamente. Me presenté, fui chequeado en una lista y luego asignado a uno de los autos disponibles.

El viaje, en auto, a Rio Clarillo fue de lo más internacional. Íbamos un venezolano, una colombiana, un Francés y un chileno. ¡Qué tal!  Al llegar nos fuimos agrupando en un círculo para hacer elongaciones y recibir las instrucciones de la caminata. Oh sorpresa, los guías serian tres mujeres (una conduciendo, una al medio del grupo y una cerrando).

Comenzó la caminata con un ritmo pausado, en fila india. En total 22 personas, bastante variadas en cuanto a edad, nacionalidad, sexo, contextura física, preparación y entrenamiento. Homogéneos en el gusto por la naturaleza. Recorrimos dos senderos, el primero “camino de los bueyes”, con una pendiente suave y continua. Favorecía nuestro caminar que estuviera nublado y que las guías cada cierto trecho hacían un descanso.

Terminamos en un mirador, donde recuperamos energía y nos preparamos para volver e iniciar y realizar el segundo sendero.

El ambiente del grupo podría describirse como relajado y alegre. Se percibían contentos por este regalo del contacto con la naturaleza. La bajada se hizo menos exigente y algunas energías se recargaron.

El segundo sendero “Aliwen Mahuida” fue más exigente. Si bien era más corto, pero con una pendiente mayor. Este sendero cuenta con varias estaciones informativas de la flora y fauna del lugar. Debo reconocer que cada estación permite un poco el recuperar energía. Al final la recompensa: almorzamos en un mirador espectacular. Todo el esfuerzo era ampliamente recompensado por poder almorzar con una vista maravillosa del lugar.

Después de almorzar y reposar bajamos y llegamos a los estacionamientos. Estaba contento, cansado, agradecido. Pero todo lo bueno llega a su fin y será hasta la próxima ocasión de poder realizar una caminata.”

Rafael.

 

Mira las fotos de esta actividad

Visita el Álbum de fotos en flickr